Historia del Colegio

El Colegio San Bartolomé de Rosario celebra más de 140 años de su fundación. Creado para atender las necesidades de la creciente colonia inglesa arribada a la ciudad a comienzos de la década de 1860, con motivo de la instalación en Rosario de la compañía de ferrocarril, viene sirviendo a la comunidad desde entonces. Largo ha sido el tiempo transcurrido y trascendentes los cambios sucedidos. Desde su fundación, la escuela se caracterizó por impartir la enseñanza del idioma inglés en turnos de doble escolaridad, y si bien gran número de las tradiciones de antaño han quedado relegada, el Colegio conserva algunas características distintivas, como el sistema de Capitanes y la división del alumnado en tres "Casas" con sus colores  rojo, blanco y azul, a la que cada alumno aporta puntaje con su aplicación, conducta, destreza, esfuerzo deportivo, etc.



Durante las primeras siete décadas la escuela funcionó en su edificio de calle Urquiza 1540, aledaño a la Iglesia Anglicana, salvo un breve período de dos años, 1925 - 1926, en que lo hizo en una casona de Bvard. Oroño al 300.

Este transitorio traslado lo motivó la fusión habida en 1920, entre el Colegio Anglicano San Bartolomé y la Escuela Metodista de Rosario, los que tomaron el nombre de Rosario English School. Al año siguiente se unió también la escuela Talleres que dependía del Ferrocarril Central Argentino.

En 1940, gracias a la generosidad de Enrique Coffin, socio fundador y primer presidente de la Sociedad Rural de Rosario, que donó el terreno y a la de otros beneméritos miembros de la colectividad inglesa de Rosario, se inauguró el nuevo y amplio edificio sobre calle Tucumán 1257. Desde entonces, a través de más de 50 años el Colegio multiplicó su superficie. Sucesivas ampliaciones, algunas ya concretadas, otras actualmente en ejecución o proyectadas para un futuro no muy lejano.

En el año 1948, un benefactor con visión de futuro, Don Alejandro Grant donó tres hectáreas sobre el Bv. Wilde al sur de calle Mendoza con el expreso fin de que allí se crease un Campo de Deportes para los alumnos y los ex-alumnos del Rosario English School.

En 1968, las autoridades de la Fundación Churchill encomendaron al Old Resian Club comenzar a "darle forma" al predio que fue llamado Grantfield en honor a Mr. Grant.

Desde ese entonces el Old Resian Club apoyó con singular entusiasmo todas las obras que se llevaron adelante. No se trató de una solidaridad simbólica, sino que, en la medida de sus posibilidades, colaboró y colabora materialmente para concretar la hermosa realidad que hoy es: Grantfield.

La educación física ha merecido siempre especial atención en la escuela. Desde hace más de cincuenta y cinco años viene realizándose su tradicional competencia atlética, los "Sports", además de los clásicos torneos intercasas de hockey, football, rugby y otros deportes.

Grantfield cuenta actualmente con más de 10 hectáreas sobre las que se despliegan dos canchas de rugby con riego computarizado, una cancha de rugby iluminada, una cancha de hockey de césped sintético también dotada de iluminación artificial, una cancha grande de football y otra más pequeña, varias canchas de rugby infantil, pileta de natación de 25 metros con un sector también para menores, un gimnasio cubierto, bar, confitería, quincho con parrillas, vestuarios y otras comodidades.