Grantfield

En un ya lejano 5 de mayo de 1942, al terminar las clases del turno tarde del Colegio, se reunieron en el Salón "0" un grupo de Alumnos y Ex-Alumnos del Rosario English School para dejar constituido el OLD RESIAN CLUB.

Hubo un "Alma Mater" en todo esto: Wilfred Goodes, aquel Director de los años coincidentes con la Gran Guerra en Europa, en que se vivía un clima tan especial en el Colegio. Con la enuncia de la Sra. de Navarro, por entonces Directora de la Sección Castellano, Mr. Goodes convocó e esa Asamblea y tuvo a su cargo las palabras iniciales. No fue difícil motivar a los presentes. En todos estaba el deseo de formar un Club, o Asociación de Ex-Alumnos, que sirviese para prolongar la camaradería vivida a nuestro paso por la vieja Escuela.

En el año 1948, un benefactor con visión de futuro, Don Alejandro Grant donó un predio sobre el Bv. Wilde al sur de calle Mendoza con el expreso fin de que allí se crease un Campo de Deportes para los alumnos y los ex-alumnos del Rosario English School.

Pasaron más de 20 años y las autoridades de la Fundación Churchill encomendaron al Old Resian Club comenzar a "darle forma" a lo que hoy ha llegado a ser una hermosa realidad: Grantfield.

Como primer paso se limpió el terreno, se removieron malezas y niveló el suelo. En 1968 se comenzó a levantar los primeros vestuarios (la edificación más próxima a) Bv. Wilde.

En 1970 la Fundación encaró un ambicioso plan de obras: comenzándose con los Vestuarios para Damas y la Confitería sobre-elevada: entre 1971 y 1972 se parquizó el entorno del conjunto y bajo la rampa de acceso se construyeron un Depósito y el Consultorio Médico. Al año siguiente se inició la Pileta de Natación, que fue solventada por partes iguales entre el club y el colegio. En 1979 se agregó el Depósito principal y la Garita de Acceso sobre Wilde. Un año después se amplió la Confitería y también la Cocina existente. En el año 1977 el Club, conjuntamente con la Fundación Churchill, adquirió, por partes iguales, un predio frente a Grantfield y allí prestamente se ubicó la hoy cancha número 3 de Rugby.

En 1983 se agrandaron los vestuarios.
Más adelante el club construyó el primer quincho que en el año 2000 fue devorado por un incendio. A partir del año 2001 se encaró con nuevos bríos un nuevo plan de inversiones conjuntas entre el colegio y el club. Se enterraron todas las instalaciones eléctricas y cañerías de gas, se ampliaron y modernizaron los vestuarios, se amplió el salón comedor y bar, se dotó de riego artificial a dos canchas de rugby, se construyó una cancha de césped sintético para la práctica del hockey, se construyó un gimnasio cubierto y, por si esto fuera poco, se empezó la construcción de aulas radiales para abrir jardines de infantes en Fisherton. En el 2013 se inició la construcción del tercer módulo contando el colegio en Fisherton con varias divisiones de alumnos que van desde jardín de 2 años hasta 7no grado de primaria. A fin del año 2018 egresará de Fisherton nuestra primera promoción de 5to año secundario.
Retrocediendo en el tiempo vayamos a los primeros años de las dos instituciones deportivas más arraigadas de la ciudad: Newell's Old Boys y Rosario Central.
Claudio Newell y su esposa fueron profesores del Colegio de 1880 a 1884. Allí desarrollaron entre sus educandos gran actividad deportiva. En nuestro medio era algo nuevo para esa época. 

Por el otro lado, el de Rosario Central, digamos que salió del seno del "Talleres School", aquel que, en 1925 junto a la "Methodist Church School", se fusionaran con el "Colegio San Bartolomé", para tomar los tres el nombre de "Rosario English School '. Años después retomaría el Colegio su nombre original de "San Bartolomé". 
Creados Central y Newell's bien pronto decidieron enfrentarse, dando nacimiento a los clásicos "Clásicos" tantas veces reeditados. Como vemos, gran parte de la historia del Deporte en Rosario y el Colegio San Bartolomé tienen mucho en común.